Despidos políticos a médicos

Médicos del Hospital Pedro Altamirano (de la Trinidad) y Hospital San Juan (Estelí) fueron despedidos esta semana. Según la carta recibida por estos galenos el despido se debe a que han incurrido en el abandono de sus funciones e inasistencia. Causas que son negadas por los afectados.

Médicos fueron despedidos en Estelí y la Trinidad por atender a manifestantes
Médicos fueron despedidos en Estelí y la Trinidad por atender a manifestantes y por no ser “fieles” a partido de gobierno

La Dra. Fabiola Margarita Toruño (Otorrinolarigóloga), Dr. Luis Rodolfo Ibarra (Médico General) y Dra. Mayra Luz Galeano (Médico General) son los tres médicos que han sido despedidos por el MINSA en el departamento de Estelí.

Por medio de la presente le estoy dando a conocer que debido a los abandonos de turnos e inasistencia que ha tenido en el puesto de salud sin justificar, prescindimos de sus funciones de manera inmediata

Eso señala la carta recibida por el Dr. Ibarra Zeledón. Mientras que a la Dra. Fabiola Toruño la causa que le dan es “por las quejas frecuentes de maltrato recibidas por parte de los pacientes que demandan atención en esta especialidad, sumado a esto, problemas de actitud negativa en relación a sus funciones y malas relaciones interpersonales con otros colaboradores de su servicio y otras áreas”.

Despidos políticos en los últimos meses

Los despidos de médicos en el Ministerio de Salud y en las clínicas previsionales controladas por el INSS han sido comunes en estos últimos meses. En León más de 30 trabajadores de la salud fueron despedidos en julio. Otros más tuvieron el mismo fin en Masaya, Carazo y Managua.

Estos despidos van en contra de los médicos que de una u otra manera no han seguido los lineamientos partidarios del MINSA, entre los que se destaca el negar atención a los manifestantes de marchas opositoras.

Otros han sido despedidos por ser abiertamente opositores al régimen Ortega – Murillo.

El despido de médicos y de empleados del aparato estatal ha sido documentado por la CIDH como una forma de represión por parte del gobierno. Los médicos han realizado marchas y plantones, pero las autoridades del MINSA, así como la pareja gobernante, muestran indiferencia a los reclamos del gremio.

El gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo busca acallar voces disidentes de cualquier manera. Los empleados públicos están sujetos a obligaciones como asistir a marchas y mitines partidarios, de lo contrario pueden ser despedidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *