Paramilitares impiden marcha de movimientos azul y blanco

Este fin de semana, primero de septiembre, las estructuras del partido de gobierno se han dado a la tarea de intimidar a grupos que protestan contra el gobierno.

El bloqueo de formas de expresión de los grupos autoconvocados, azul y blanco, ha sido la nueva estrategia utilizada por el Gobierno. El sábado 1 de septiembre en Estelí, aún cuando ya había fuerte presencia policial, los políticos sandinistas enviaron a las calles a paramilitares armados a “patrullar” por distintas calles de la ciudad.

El objetivo de esta presencia de paramilitares es intimidar a los protestantes y evitar que éstos se manifiesten. En las famosas camionetas Hilux y como si estuvieran en el rodaje de una película de acción, estos mercenarios se lucen a plena luz del día.

Una situación similar están viviendo ciudadanos de Chinandega. La secretaría política de ese departamento también tiene la orden de organizar sus fuerzas de choque e ir a confrontar directamente a los grupos manifestantes antigubernamentales. De lo que se puede inferir que es una estrategia de represión que se ejecuta a nivel nacional.

Además de utilizar sus paramilitares. Los simpatizantes sandinistas y trabajadores del estado obligados a hacer acto de presencia en actividades partidarias también son “custodiados” por la Policía Nacional. Esto pone en evidencia una vez más la coordinación entre Estado – Partido – Instituciones que deja en la indefensión a la ciudadanía no afín al partido de gobierno.

Alianza Estudiantil reprogramó caravana

La Alianza estudiantil tenía programada una caravana por las distintas calles de Estelí. Esto para exigir la libertad de los presos políticos tanto de Estelí como del resto del territorio nacional. También para exigir justicia por los asesinados por el gobierno durante la ola de protestas desde el 18 de abril y democracia para poder elegir a nuestros gobernantes.

Precisamente la presencia de paramilitares ha hecho que esta caravana sea pospuesta. Los organizadores prefieren utilizar un enfoque menos confrontativo, aunque es sabido que las autoridades del partido gobernante siempre convocará a sus denominadas “contramarchas” para intimidar a la población.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *