Estado se compromete a respetar libertades en acuerdos del Diálogo Nacional

El Estado de Nicaragua, a través de sus representantes en el Diálogo Nacional, se ha comprometido por medio de un comunicado en conjunto con la Alianza Cívica a reestablecer las libertades básicas que estaban en suspensión desde el mes de abril 2018, cuando inició la crisis social y política del país.

Libertad definitiva de presos políticos

Uno de los compromisos en el que la Alianza Cívica ha puesto su empeño es la libertad definitiva de los presos políticos. El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo se ha comprometido a una liberación total de los manifestantes capturados desde abril del 2018. Para ello se hará invitación formal al Comité Internacional de la Cruz Roja para que sirva como mediadora en la conciliación de la lista de presos políticos, así como para el seguimiento del proceso de liberación. El plazo para la liberación de los presos políticos sigue siendo de 90 días a partir del 20 de marzo del 2019.

Libertad de expresión y respeto a los medios de comunicación

Otro de los puntos del comunicado que ha surgido del Diálogo Nacional este viernes 29 de marzo es que el Estado se compromete al respeto de la libertad de expresión. Esto incluye también el destrabe de los procesos de importación de insumos que son necesarios para el ejercicio del periodismo.

Libertad de manifestación

En el comunicado también se compromete el Estado a respetar el derecho de manifestación sin que éste afecte el tráfico, y sin que los manifestantes deban solicitar permiso a la Policía.

Estado se compromete a desarmar paramilitares

El Estado también ha firmado el compromiso de desarmar las fuerzas irregulares que han causado zozobra, y que todavía continúan vigentes en zonas rurales. Para cumplir con este punto el Ejército y la Policía deberán cooperar marcando su armamento oficial y removiendo todo armamento no autorizado.

Expectativa para ver si el Estado cumple los compromisos

El acuerdo es relativamente alentador para el panorama actual de Nicaragua. Pero las expectativas alrededor de estos acuerdos se centran en esperar y ver si el Estado cumple realmente con lo dispuesto en los acuerdos.